Actitud 02: Actitud ¿Te han programado para que seas indefenso?

Actitud: ¿Te han programado para que seas indefenso?

Así es. No es culpa tuya. La gran mentira que nos han vendido a todos, es que no puedes cambiar tu propia situación, y que sólo puedes reaccionar pasivamente ante aquello que acontece en tu vida. Esto es lo que se conoce como indefensión aprendida.

La “indefensión aprendida” hace referencia a la condición de un ser humano o animal que ha aprendido a comportarse pasivamente, sin poder hacer nada y que no responde a pesar de que existan oportunidades para ayudarse a sí mismo, evitando las circunstancias desagradables o mediante la obtención de recompensas positivas.

Mira este video para que veas a qué me refiero y después continúa leyendo:

La indefensión aprendida hace que vayas aceptando todo aquello que acontece en tu vida sin protestar. Aprendes que hagas lo que hagas, la situación no cambiará. Como consecuencia, tu autoestima baja poco a poco, y cada vez crees que eres capaz de menos pues todo lo que haces es inútil.

Esto es lo que le sucede a muchas personas que están desempleadas, y que por mucho que se esfuerzan en hacer un buen curriculum, por mucho que se esfuerzan en enviarlo a cientos de ofertas de empleo, no consiguen nada.

A base de repetir este proceso y fracasar, su frustración va aumentando, y son ellos mismos los que, influidos por las noticias negativas con las que son bombardeados constantemente, no salen de esa situación.

Todo esto te asusta, y como consecuencia del miedo, te paralizas, no puedas pensar, ni cambiar la situación así que, si tienes trabajo, lo mejor es quedarte como estar y no protestar, y si no lo tienes, reza por conseguir uno mal pagado.

Cambia y sigue….

¡La actitud se entrena!

Recuerdo que una de mis mejores amigas siempre suspendía Matemáticas y sus padres llegaron a pensar que se le daban realmente mal, incluso le pusieron un profesor particular. Pero ella seguía suspendiendo. Sin embargo, después de vacaciones algo cambió en ella, algunos dicen que empezó a superar “la edad del pavo”. Llegó al colegio y se propuso atender desde el principio, hacer los deberes con interés, preguntar las dudas… Os prometo que finalizó el año con Sobresaliente. Y sin profesor particular. La diferencia la marcó su cambio de actitud. Si ella pudo, TÚ también puedes.

El camino no es fácil y seguramente a veces sientas que avanzas, pero que luego vuelves a retroceder. No te des por vencido, es normal. La actitud positiva se adquiere poco a poco y en este proceso tendremos altibajos. Lo importante es proponérselo y esforzarse para conseguirlo. Voy a compartir contigo 5 consejos que pueden resultarte muy útiles:

  1. Evita los pensamientos negativos. Sólo nos hacen daño. Cuando vengan a tu mente, disípalos. Llama a algún amigo por teléfono, escucha una canción bonita o retoma ese libro que tenías aparcado.
  2. Sonríe. La cara es el espejo del alma y nuestra sonrisa proyecta optimismo y positividad. Prueba a sonreír a todo el mundo cuando le saludes o cuando mantengas una conversación. Verás como muchos te devuelven la sonrisa.
  3. Valora las pequeñas cosas. A veces nos obsesionamos con vivir grandes experiencias y aventuras para ser felices, sin advertir que la felicidad puede estar en una charla con los amigos, un paseo con la familia o un café mientras miramos por la ventana.
  4. Antes de acostarte, recuerda al menos 3 cosas buenas que te hayan pasado durante el día. Insisto, pequeñas anécdotas: un capítulo de una serie que te ha hecho reír, el “gracias” de esa persona a la que le has cedido el asiento en el metro o la mirada cómplice que has tenido con un amigo. Estos pensamientos te ayudarán a conciliar un sueño más tranquilo y relajante.
  5. Nunca te compares con los demás. Eres un ser único y maravilloso. Tienes defectos, pero también muchas virtudes. Céntrate en ti mismo, en lo que tú puedes mejorar, pero nunca juzgues ni te midas con los demás. Es dañino y sólo trae malas sensaciones.

Si pones en práctica estos consejos, verás cómo pronto empiezas a sentirte mejor. A largo plazo, mejorará muchísimo tu calidad de vida. Y recuerda que la actitud positiva es una pieza imprescindible que debe acompañarte en toda tu búsqueda de empleo.  Si no te llaman de entrevistas de trabajo o no consigues superarlas, no te vengas abajo. Que tengas suerte es sólo cuestión de tiempo, siempre que conserves la actitud. Así que ya sabes…¡nunca pierdas la sonrisa!

Ahora la cuestión es…

¿Qué puedes hacer para cambiar de actitud?

Todo empieza por cambiar de actitud, por tener una fe ciega en tus posibilidades en que puedes conseguir lo que te propongas, si no empiezas por eso, nada servirá. Tienes que reprogramar tu cerebro para que esto funcione. La clave es ir modificando tus hábitos poco a poco para poco a poco ir modificando tu actitud. Esto te permitirá aumentar la confianza en ti mismo y pasar de una actitud pasiva a una actitud cada vez más activa.

1. Confía en ti

Es muy importante la confianza en uno mismo para emprender un proyecto, como es la búsqueda de trabajo. Lo principal es conocernos y aceptar quiénes somos.

La creación de una marca personal puede ser una opción para reforzar la confianza en uno mismo. La marca personal nos permite distinguirnos de la competencia, para ello es fundamental describir nuestras fortalezas y saber qué puntos deberíamos mejorar para alcanzar nuestro puesto de trabajo.

2. Motivación

La motivación a grandes rasgos es lo que nos lleva a tomar decisiones determinantes. La propia palabra está compuesta por “motivar + acción”.

La motivación te ayudará a seleccionar aquellas ofertas de empleo que creas que se ajustan a tu perfil. Además, es un aspecto muy valorado entre las empresas. La aptitud suma, pero la actitud multiplica, se elige a profesionales por lo que saben hacer, pero también por cómo lo hacen.

3.  Se positivo

Estar motivado desencadena una actitud positiva, lo cual nos permitirá vencer cualquier adversidad.

Si este no es tu caso, puedes cambiar tu actitud, reprogramar tu cerebro. La clave está en modificar pequeños hábitos. Hay que tener una fe ciega en tus posibilidades, ya que puedes conseguir lo que te propongas.

Mantener una actitud positiva y firme te ayudará a tener más éxito en el proceso de selección.

4. Ten iniciativa

La iniciativa es un valor fundamental a la hora de encontrar trabajo, no se trata de saber, sino de saber qué hacer para saber.

La empleabilidad es lo que nos llevará a encontrar el trabajo ideal. Tener iniciativa, mostrarnos interesados por el puesto de trabajo, es un aspecto muy valorado en las empresas. Es primordial que antes de dirigirnos a una marca hayamos realizado una investigación previa sobre su actividad, producto o servicio, posibles clientes, estructura… De este modo acudimos a la organización ya con un conocimiento asentado y podemos presentar innovaciones o sugerencias, lo cual siempre se valora en positivo.

5. Ampliar horizontes

Es esencial aprender a ser un profesional. Es evidente que las personas nos sentimos más satisfechas cuando nos enfocamos a desarrollar nuestras habilidades.

Pero ser conscientes de nuestras limitaciones no supone conformarnos con ellas. Hay que superar los límites, desarrollando una capacidad para aprender y crecer en aquellas habilidades con las que no contamos de forma natural.

No se puede vivir sin aprender, hay que pensar en el desarrollo personal y profesional, no es cuestión de archivar contenidos, sino de aplicarlos a las competencias.

La vocación no solo se espera, la vocación también se puede construir, así que no hay excusas para no lograr tus objetivos.

6. Cambia tu visión sobre el trabajo

El mayor error es escoger un trabajo sólo por dinero, de hecho es el camino hacia el fracaso personal. Eso te lleva a intercambiar tu tiempo (y por tanto tu vida) por dinero. Mejor cambia tu punto de vista, acepta el trabajo como un regalo, una oportunidad para dejar tu huella en el mundo, de desarrollarte a nivel personal y profesional. Permítete elegir ¿qué te gustaría hacer, y cómo podrías conseguirlo?

Permitirte elegir y enfocar el trabajo de manera positiva implica un cambio de actitud, implica creer en tí mismo, y en dejar de ser un espectador pasivo de tu propia vida, para pasar a ser el actor protagonista que decide qué hacer.

7. Apuesta por la excelencia

La mejor manera de garantizar tu futuro profesional, y de saber que nunca van a despedirte de tu empresa, es ser excelente en aquello que hagas.

Todas las empresas quieren trabajadores excelentes en sus filas, y son los últimos de los que prescindirían por mucha crisis que hubiese, y la excelencia sólo se adquiere con trabajo duro, constancia y paciencia. Enfócate en dar cada día pasos que te acerquen al éxito.

Las personas de éxito se centran en conseguir autorealizarse en su trabajo. No todos podemos conseguir esto, pero siempre se puede aumentar ese grado de satisfacción. Empieza por definir lo que tú quieres, tus metas y planifica cómo conseguir un trabajo acorde con tus expectativas.

Enfocarte a la excelencia implica enfocarte en mejorar tú mismo, y distintos aspectos de tu personalidad, a medida que vayas mejorando, tu confianza irá aumentando.

8. Supérate cada día

Plantéate metas cada día. No importa si son grandes o pequeñas, lo importante es que sean lo suficientemente motivantes como para obligarte a actuar cada día hasta que las alcances.

La mejor manera de aumentar tu confianza y autoestima es no imponerte limitaciones, sino estar dispuesto a descubrirlas.

Si estás buscando trabajo, puedes plantearte metas como hacer el mejor curriculum que puedas, aprender a utilizar los metabuscadores de empleo, perfeccionar las respuestas a las preguntas típicas en una entrevista de trabajo, leer cada semana un libro que te ayude a conseguir el éxito en aquello que te propongas, aumentar tu inteligencia financiera, o buscar nuevas formas de ganar dinero, o crear tu propio blog.

Puedes plantearte también metas personales como encontrar pareja, viajar o lo que te apetezca, lo importante, es tener algo por lo que luchar y levantarte con ilusión cada mañana.

Recuerda, todo está en tu mano, ahora puedes decidir pasar a la acción, ser el protagonista, u olvidarte de todo lo que has leído, y volver a levantarte mañana quejándote del mundo.

Fuentes:

https://www.orientacionparaelempleo.com/actitud-en-la-busqueda-de-empleo/

https://cazatutrabajo.com/cambiar-de-actitud/

http://elcandidatoidoneo.com/actitud-en-la-busqueda-de-empleo/?subscribe=success#blog_subscription-5

http://fundacionadecco.org/blog/blog/la-actitud-en-la-busqueda-de-empleo/

https://cazatutrabajo.com/7-videos-que-cambiaran-tu-manera-de-ver-el-trabajo/

https://ocupa2.com/asesoramiento-laboral/las-5-actitudes-que-te-serviran-para-encontrar-empleo/

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s