Entrevista: Preguntas III

Preguntas y respuestas en una entrevista de trabajo

pregunta-3Entre las preguntas de una entrevista de trabajo, siempre hay algunas que se repiten, son necesarias para que el entrevistador sepa algo más sobre ti y amplíe lo que ya ha leído en tu currículum. Por esa razón he decidido recoger las preguntas más frecuentes en una entrevista de trabajo y ofrecértelas, junto a algunos consejos, para que puedas prepararte lo mejor posible.

La finalidad de las entrevistas, es que después de ellas, la empresa pueda saber quién y cómo eres. Así que se sincero/a en tus respuestas o se podrán volver en tu contra. Siempre pueden comprobar lo que les has contado o reformularte preguntas durante la entrevista para corroborar los datos, y en alguna de ellas puedes contradecirte.

No memorices las respuestas más comunes, tómatelo como una guía con la que puedes hacerte una idea de cuál es dinámica de las entrevistas de trabajo.

Lo que yo te recomiendo es que te analices para saber realmente como eres, que preparación tienes para el puesto que solicitas y que metas laborales persigues. Cuando tengas clara esta información intenta que alguien te haga las preguntas y apunte tus respuestas, escúchate y valora si las respuestas que has dado son razonables y sinceras, eso es lo que te van a pedir el día de la entrevista.

Tip sobre sus preguntas y tus respuestas

Estoy seguro de que has visto muchas veces como preguntan a un político por los errores que ha cometido en su gestión, o sobre los que ha cometido su partido.

Pero verdad que nunca les has oído responder, enumerando esos errores. Pues esa es la idea, puedes reconocer que si has cometido errores, ya que eso te hace humano y es más realista, pero no menciones nada concreto o grave, enfócate en como los solucionaste, y en cómo te han servido para aprender y alcanzar muchos más éxitos.

Las primeras preguntas (Para romper el hielo)

¿Qué tal va tu corazón en este punto? deberías relajarte. Estás frente al entrevistador, pero ya te has preparado la entrevista y tras unas primeras preguntas o comentarios para romper el hielo, van a preguntarte sobre tu vida laboral y estudiantil, quizás sobre tu vida privada y poco más. Así que estás preparado/a para lo que sea.

Aunque desde el primer momento van a estar valorándote, en este primer contacto con la persona que va a entrevistarte, se trata de romper el hielo con preguntas y comentarios triviales, que todos solemos hacer en tu vida cotidiana, por lo que no te preocupes en exceso.

Así que en este caso no se trata de dar las respuestas más acertadas, si no del consejo de dejarse ir, mostrarse natural y simplemente charlar con normalidad para conocerse un poco más.

1. ¡Vaya día! ¿Qué caluroso/frío/lluvioso?

Típica conversación de ascensor. Simplemente da tu opinión de cómo veas el día, no hace falta demostrar nada, así que no te compliques haciendo partes meteorológicos.

 2. ¿Le costó mucho encontrar el edificio/empresa? ¿Qué tal el viaje?

Si ellos te han pagado el desplazamiento y alojamiento no te pongas a criticarlo a las primeras de cambio, di que todo ha ido bien y sin incidencias. Tampoco te interesa discutir sobre este tema, así que no le dedique más minutos de los necesarios.

Si te hacen la pregunta porque has llegado tarde, pide disculpas y no menciones las razones si no son importantes. A ningún seleccionador le gusta oír excusas ya desde la primera pregunta.

 3. ¿Cómo prefiere que le llame?                                  

Yo me llamo Javier, y en mi currículum figura ese nombre. Pero prefiero que me llamen Javi, así que le mencionaría esa opción. De cualquier forma es preferible que no digas que te da igual, ya que el nombre es una de las cosas más importantes que tienes y mereces que te llamen como a ti te guste más.

Conocimientos sobre la empresa y del puesto que solicitas

A cualquiera de Recursos Humanos le gusta ver inquietud e interés en el candidato. Y estas preguntas le servirán para valorar tu interés por la empresa y por el puesto de trabajo al que te presentas. Es una forma de ver si realmente lo vas a dar todo en ese puesto y has invertido tiempo en investigar, o para ti es simplemente una forma de obtener ingresos y has picado a esta puerta, igual que lo podrías haber hecho en otra distinta.

Este tipo de preguntas facilitan el proceso de selección y gestión de candidatos, ya que las respuestas que se obtienen suelen ser decisivas, y en todos los procesos de reclutamiento y selección de personal se aseguran de incluirlas:

 4. ¿Qué sabe sobre nuestra empresa?

Esta es sin duda una de las primeras preguntas que pueden hacerte. Resulta bastante lógico que si el candidato ha invertido tiempo en averiguar a qué se dedica la empresa y la conoce a fondo, su interés por el puesto es real, y por lo tanto ya desde un principio muestra interés y compromiso. No hace falta decir, que hoy en día con medios como internet, es muy sencillo informarse e interactuar con la empresa mediante las redes sociales, antes de la entrevista.

 5. ¿En qué consistirá su trabajo?

Otra forma más de averiguar si te has molestado por saber las características del empleo al que te presentas. Deberás responder en función a lo que se describía en la oferta de empleo, tu propia experiencia, o a las averiguaciones que hayas hecho, pero siempre con rigor y sin presuponer nada.

 6. ¿Por qué cree que es la persona indicada para este trabajo?

Está directamente relacionada con la pregunta anterior, y se trata de responder, poniendo énfasis en tus puntos fuertes respecto a experiencia laboral y conocimientos. También es importante resumir aquello que es importante, como tu ilusión, ganas de trabajar, interés por ese trabajo o el conocimiento que tienes de la empresa. Siempre debes tener en mente, destacar frente a otros candidatos.

Ten claras las características del candidato ideal para ese puesto, y pon en valor tu perfil profesional en ese sentido. No trates de menospreciar a otros candidatos.

 7. ¿Conoce a alguien que trabaje en la empresa?

Es una pregunta muy repetida en la cual deberás ser sincero y mencionar a alguien, solo si lo conoces realmente. Ya que es muy probable que acaben preguntándole por ti, y también es muy posible que te hagan preguntas más concretas sobre la empresa y el puesto al que optas, ya que se espera que hayas preguntado a tu conocido en esos términos.

Preguntas sobre formación y experiencia profesional

Lo que ponemos en el currículum no siempre es exacto, o quizás es incompleto. Así que gracias a este tipo de preguntas, van a sacarte la información que necesiten.

Son también el tipo de preguntas con las que debes impresionar, mencionando tus mayores éxitos y mostrando lo que has aprendido, tanto en la etapa de estudiante, como en la de experiencia práctica en puestos de trabajo similares.

En lo que se refiere a la etapa profesional, el entrevistador quiere saber en qué puesto y empresa has destacado, así que procura hacerte un buen guión y llevarlo mentalmente preparado.

 8. ¿Qué idiomas habla?

Una de las preguntas indispensables en un proceso de selección, hace referencia a los idiomas que hablas y cuál es tu grado de dominio de la lengua.

Si en tu currículum pones que dominas algún idioma y para ese puesto de trabajo es necesario que lo hables, no tengas duda de que te pueden caer una o varias preguntas a las que deberás responder, en inglés, alemán, francés…

 9. ¿Qué experiencia tiene en este sector?

Al igual que al hablar sobre tu experiencia laboral general, debes ajustarte a aquellos trabajos que más se asemejen al que ahora estás optando, y resaltar aquellos que te hayan aportado habilidades para este nuevo trabajo. Si por el contrario, no has trabajado antes en el sector, puedes responder mencionando aquellas prácticas, voluntariados o cursos, que estén directamente relacionadas con el sector, y puesto al que optas.

10. ¿Cómo consiguió su último trabajo?

En este punto, debes demostrar que tienes iniciativa y que eres un trabajador activo. Por lo que si conseguiste el trabajo por tus propios medios, es bueno que expliques como lo hiciste y pongas en valor tu proactividad.

11. ¿Le han echado de algún trabajo?

En un proceso de selección es importante no mentir, debes responder afirmativamente si así ha sucedido y no esconder nada, ya que es algo muy fácil de averiguar. Si ahondan en la pregunta, evita criticar a tu anterior empresa o jefes, se trata de llevarlo a tu campo y de no culparte por ello.

Puedes exponer lo que has aprendido de esa situación, como eso te ha hecho cambiar, y contar lo que sucedió sin entrar en detalles que te perjudiquen.

12. ¿Quién puede aportarme referencias suyas?

Si no has añadido las referencias a tu currículum, debes estar preparado y llevar una lista con las personas que mejor te conozcan y que mejor opinión puedan dar sobre ti, habla antes con ellos para que sepan que podrían llamarles. A veces no llamarán a nadie, y simplemente lo harán para ver como reaccionas, así que llevándolo preparado te apuntarás un tanto.

13. ¿Qué éxitos laborales destacaría?

Trata de explicar aquellos éxitos que además de beneficiarte a ti personalmente, hayan supuesto un beneficio para la empresa. Hazle ver que las aptitudes que demostraste en esos casos, también podrías aplicarlas en el trabajo que estás solicitando.

14. ¿Ha cometido algún error profesional?

Cuando reconoces un error, tienes la oportunidad de hacerlo mejor la próxima vez, así que no tengas miedo en reconocerlo. Todos cometemos errores. Así que puedes hablar de haber cometido un error al incorporarte a una empresa en la que no avanzaste lo deseado, o como, no alcanzaste el objetivo deseado en algún proyecto.

Pero siempre explica lo que aprendiste, y de qué forma lo hubieses hecho ahora que tienes mayor experiencia.

15. ¿Cuál ha sido su mayor decepción profesional?

De tener varias, cita solo una. Explica de que se trató, procura contar algo que tú no pudieses controlar directamente, pero no hables de que no te subieron el sueldo, que ascendieron a otro en tu lugar, etc. Eso podría perjudicarte.

Céntrate en el argumento de cómo aceptaste y superaste esa situación. No intentes culpar a otros, así que no hables de sentimientos hacia las personas involucradas.

16. ¿Alguna vez ha tenido que despedir a alguien?

De haberlo hecho, no lo expliques como si hubiese sido algo fácil. Argumenta que fue una decisión difícil y muy meditada, y que tras valorar lo que era mejor para la empresa, tuviste que hacerlo.

La búsqueda de trabajo y tus expectativas

Se trata de hacerte preguntas que le servirán para saber si has buscado empleo de forma activa, si has invertido tu tiempo como desempleado en seguir formándote y en definitiva si eres una persona ordenada que sigue un plan, para llegar a cumplir determinadas metas en la vida.

17. ¿Por qué pasó tanto tiempo en el mismo puesto de trabajo y la misma empresa?

Cada vez es más raro, pero si has pasado muchos años en un mismo puesto, responderás diciendo que la empresa ha cambiado mucho desde sus inicios y que tú has ido cambiando junto a ella. No debes dejar la imagen de haberte estancado. Al contrario. Debes dejar ver que fuiste evolucionando y adaptándote a los cambios.

Si por el contrario, en tu empresa no hubo grandes cambios, harás hincapié en cosas positivas, como la lealtad a la empresa, el creer en un proyecto y que la ventaja de mantener un empleo estable, es muy valorado por ti.

18. ¿Consideras que tu último trabajo fue el mejor?

Se trata de hacer ver al entrevistador que tuviste éxito en tu trabajo anterior, porque lo diste todo. Y que gracias a los conocimientos adquiridos, ahora es cuando mejor preparado estás para este nuevo empleo.

No pienses en contestar lo que quiere oír el entrevistador, pero tampoco vayas a crearle dudas diciendo, que si fue el mejor, o que está por llegar, ya que podría parecer que ya lo has dado todo y no tienes nuevas metas, o que nunca llegaste a esforzarte lo suficiente.

19. ¿Por qué estuvo tanto tiempo sin trabajar?

La respuesta no es fácil y dependerá de varios factores, pero puedes responder que no es algo que tengas muy claro. Y seguidamente ponerte en valor, comentándole que tu formación y experiencia son las correctas para el trabajo y que además, has hecho ciertos cursos, conseguido ciertos clientes, participado en proyectos, o tienes características que te diferencian del resto.

20. ¿Porque dejó o quiere dejar su trabajo?

Debes ser sincero y explicar por ejemplo, si la empresa pasa por malos momentos, si fuiste despedido, o que estás buscando mejores condiciones. Pero como en la pregunta anterior, no debes entrar en críticas hacia tu anterior empresa.

Lo mejor es transmitir que buscas nuevas experiencias y retos, que quieres tener mayores responsabilidades o simplemente que quieres crecer como profesional, en tu sector.

21. ¿Porque ha cambiado tanto de trabajo?

Le interesa saber si hay algún tipo de problema, o si eres una persona fiel a la empresa y vas a recompensarles por los recursos que te dediquen, así que puedes decirle que antes, lo que más valorabas eran las nuevas experiencias. Pero has ido adquiriendo mayores responsabilidades, y que en este momento valoras también la estabilidad.

Por otra parte, puedes indicar que los cambios de empresa, siempre fueron debidos a grandes mejoras, pero sin hablar demasiado de temas puramente salariales.

22. ¿Qué hizo mientras estaba desempleado/a?

Explícale cómo has estado buscando empleo de forma activa, demuéstrale que eres una persona con inquietudes y que te interesa seguir formándote. Para ello, nada mejor que citar los cursos, prácticas, doctorados o masters que has hecho durante tu etapa como desempleado.

23. ¿Está en otros procesos de selección?

No des más información de la necesaria, pero tampoco lo escondas. Lo mejor es que menciones que el trabajo que te interesa es para el que ahora te estás presentando, ya sea porque tus características se ajustan a lo que piden o porque lo que ofrecen es exactamente lo que buscas.

24. Si pudiera escoger. ¿En qué empresa trabajaría?

No digas. Esta es la empresa en la que me gustaría trabajar. Y si lo haces, razónalo lo suficiente como para que no parezca peloteo.

En realidad es mejor que no digas nombres de empresas, lo ideal es mencionar características que te gustan de la empresa en la que estás entrevistándote.

Puedes hablar sobre el entorno de trabajo, su cultura empresarial, los clientes que tienen, los incentivos, oportunidades para enfrentarse a nuevos retos, avanzar…

25. ¿Cuál sería su puesto de trabajo ideal?

Más que del puesto de trabajo ideal, habla de las características que te gustaría que tuviese. Puedes mencionar que te gustaría un trabajo con opciones para seguir aprendiendo, donde estar rodeado por personas entusiastas, en el que se valore tu esfuerzo, donde tener responsabilidades, etc. Ajusta tu respuesta a las características del puesto que demandas.

26. ¿Está dispuesto a trabajar horas extra?

Es algo a lo que en principio se debe contestar de forma afirmativa, debes mostrar disponibilidad y compromiso, así que no queda otra. Pero si te va a ser imposible, contesta con sinceridad, porque entre otras cosas, te pueden hacer preguntas sobre donde, cuando y porque hiciste tus últimas horas extra.

27. ¿Estaría dispuesto a viajar con frecuencia o trasladarse?

Es algo que va ligado al puesto que demandas, pero puede que quieran comprobar tus cargas familiares o tu compromiso con la empresa. En cualquier caso responde con sinceridad y no con lo que creas que quieren oír.

28. ¿Dónde se ve en el plazo de 5 años?

Céntrate en lo laboral, no concretes demasiado en que puesto quieres estar o cuanto quieres ganar, di más bien qué esperas seguir trabajando (en general, no en esa empresa) y enfrentándote a nuevos retos.

29. ¿Qué metas tiene de cara al futuro?

Habla de metas profesionales que te hayas marcado, y de cómo piensas conseguirlo. No tienen por qué estar ligadas directamente con esa empresa, ya que como en la anterior pregunta, no sabes si te van a contratar. Pero si podrías hablar del futuro inmediato y de cómo tu meta es trabajar en esa empresa, para seguir progresando hasta alcanzar ciertos objetivos profesionales.

30. ¿Cuándo podría incorporarse a la empresa?

Si estás trabajando indica que en los 15 días de rigor, no digas que sería inmediato, porque si empiezas dejando colgada a tu anterior empresa, sería muy mal comienzo.

Si estás formándote con algún curso o tienes obligaciones en casa, ya debes haberte ocupado de buscar la forma de compatibilizarlas con el trabajo, así que expón como lo harías y que no tendrías problema en incorporarte a la empresa. Es mejor no responder, “de inmediato” o parecería que no ocupas tu tiempo mientras estás desempleado y lo has estado perdiendo.

Sobre trabajar en equipo y tu rol

Con estas preguntas y tus respuestas, el entrevistador averiguará si eres un trabajador que se siente cómodo trabajando en grupo y de cuál es el rol que ocupas en él. ¿Tienes madera de líder o de seguidor?

31. ¿Prefiere trabajar solo o en equipo?

Cada vez se valora más que los empleados sepan trabajar en equipo, así que responde en esa línea. Puedes decir que trabajas bien en equipo y que te gusta hacerlo, pero que de la misma forma también sabes trabajar en solitario.

32. De trabajar en equipo. ¿Qué posición prefiere?

Responde según tu experiencia real, si has trabajado antes en equipo, sabrás en que rol te sientes más cómodo, así que transmíteselo al entrevistador.

33. ¿Ha dirigido alguna reunión de equipo? ¿Cómo fue?

Menciona que las reuniones siempre fueron consensuadas con los miembros del equipo y que nunca se hicieron más de las necesarias. Habla de cómo mezclaste a partes iguales la información y la motivación.

34. ¿De qué forma motiva a su equipo?

Habla de reconocer los logros de cada integrante del equipo, ofrecerles información sobre los objetivos que van cumpliendo, y como te comunicas con ellos para resolver cualquier problema que vaya surgiendo.

35. ¿Qué éxitos han alcanzado siendo el líder de su equipo?

Puedes hablar sobre éxitos concretos, aumento en las ventas, mayor satisfacción de los clientes, finalización de un proyecto, etc. Pero sobre todo habla de cómo tu gestión repercutió en el grupo, y os permitieron alcanzar el éxito.

36. ¿Con que personas le gusta trabajar?

Se trata de hablar de cualidades, en especial de aquellas que mejor se valoran dentro de una empresa. Puedes decir que con personas comprometidas, leales, imaginativas, capaces, participativas,…

37. ¿Qué espera de un jefe? Como debería ser su relación con los colaboradores.

Puedes hablar de que esperas que exista una relación que permita comunicarse con él, y recibir su apoyo para llevar a cabo el trabajo con la mayor eficacia.

38. ¿Cómo eran sus anteriores jefes?

Como en otras preguntas similares, debes dejar atrás los sentimientos ya sean negativos o positivos. Nunca critiques a tus ex jefes, eso solo te va a perjudicar.
Lo que debes hacer, es dar una respuesta general y neutra, en la que hables sobre su forma de liderar, como motivaba a los empleados y lo que aprendiste durante esa etapa.

39. ¿Cómo cree que debería ser un buen jefe?

Puede que en ese momento estés hablando con tu futuro jefe, así que toca tirar de generalidades de nuevo. Menciona aspectos como el saber trabajar en equipo, la capacidad para motivar, que sepa escuchar y respetar las opiniones, etc.

40. ¿Qué relación ha tenido con sus compañeros de trabajo?

De nuevo no hables de sentimientos o critiques a antiguos compañeros. Lo normal es que te lleves bien e incluso hagas amigos entre los compañeros que trabajan en tu mismo departamento, así que es mejor quedar como personas sociables y que son valoradas por otros, lo suficiente como para entablar amistad.

41. ¿Alguna vez ha mediado en un conflicto entre compañeros?

Si lo has hecho, céntrate en la imparcialidad con la que trataste el conflicto y en las técnicas que utilizaste para mediar. Como te preocupaste por conocer los intereses de las partes, los derechos de cada una, y finalmente propusiste una estrategia de reconciliación.

42. ¿Cómo le describen los demás?

Esta es una parte donde pueden entrar las referencias de antiguos compañeros, jefes o clientes. Pero la idea es normalizar los aspectos negativos y los positivos. Los muy, mucho, siempre, puedes convertirlos en: casi siempre, un poco, a veces.

Habla de lo bueno que dicen de ti, pero también cita algunas críticas, y háblale de cómo te han servido para mejorar. Desde ese punto, ya puedes empezar a relatar cuáles son tus cualidades.

43. ¿Qué opinión tienen de usted sus compañeros de trabajo?

Recuerda los éxitos que has tenido y los reconocimientos que te han hecho, extrae esos comentarios y valoraciones positivas y expónselas al entrevistador. Intenta que estén relacionadas con el trabajo al que optas, puedes hablar sobre ser creativo, tener actitud positiva, buen gusto, ser dedicado, perfeccionista, buen comunicador…

44. ¿Qué han destacado de usted, sus jefes?

Está estrechamente relacionada con la anterior pregunta, así que trata de seleccionar esos comentarios positivos que tienen que ver con las características que son necesarias en la profesión y el puesto que solicitas. Habla de tu capacidad para soportar la presión, de tus habilidades de comunicación, como resaltaron tu capacidad para conciliar, etc.

Preguntas sobre los efectos del estrés y la presión

Hay muchos trabajos en los que se necesitan determinadas cualidades, y en este caso se trata de averiguar si podrías trabajar bajo presión y hacerlo con calidad. Además tratará de averiguar si sabes soportar el estrés y si has aprendido mecanismos para disiparlo.

45. ¿Cómo trabaja bajo presión?

En cualquier trabajo pueden existir las presiones, así que responde que ya has trabajado en ese tipo de situaciones y que podrías enfrentarte a ellas de nuevo. Puedes citar algún proyecto o situación en la que trabajaste bajo presión y de cuál fue tu método para superarla con éxito.

46. ¿Cómo valoraría el trabajo que realizó bajo presión?

Cita como seguiste tu propia planificación, y la ajustaste al plan marcado por la empresa, y que cumpliste con los objetivos que te pedían.

47. ¿Describa algún problema difícil que haya resuelto?

Habla de algún caso relevante que haya supuesto un beneficio para la empresa, cita de qué forma lo resolviste y que técnicas utilizaste para llegar a esa resolución. Analizar la situación, identificar los problemas y establecer un plan de acción.

Preguntas sobre la toma de decisiones/iniciativa

Si te presentas a un trabajo donde este apartado sea importante, prepara las preguntas y tus respuestas, porque seguramente serán decisivas. Si averiguan que no has tomado nunca una decisión o que nunca has tomado la iniciativa, seguramente no pases esta etapa de la selección.

48. ¿Qué haría si ha de tomar una decisión y no hay un procedimiento que le dicte cómo hacerlo?

No puedes dar la imagen de que saliste corriendo a buscar a tu jefe, o te quedaste en blanco, o de brazos cruzados. Cita alguna situación similar en la que mostraste iniciativa proponiendo soluciones y hazle ver que eres capaz de pensar en formas de resolver problemas, y que no tienes miedo a enfrentarte a estas situaciones.

49. ¿Cómo resuelve los problemas diarios a los que se enfrenta en su puesto?

Sintetiza los problemas que puedes haber tenido en el desarrollo de tu trabajo y también la forma de enfrentarte a ellos. Puedes mencionar que lo primero para ti es analizar la situación, identificar los problemas, pedir opiniones (trabajas en equipo) y finalmente aplicar un plan para resolverlos.

50. ¿Qué propuestas ha hecho en anteriores trabajos?

Cita aquellas que fueron aceptadas por la empresa, y finalmente se llevaron a cabo con un mayor éxito. Debes prepararte esta respuesta ya que sirve para ver si te comprometes con la empresa y te importa que mejore.

51. ¿Qué tipo de decisiones tomaba a diario en su trabajo?

Si has tenido un puesto de responsabilidad, enumera aquellas decisiones que has tomado, que son relevantes y que puedan tener una relación directa con el puesto que estás demandado.

Preguntas sobre tu personalidad

Uno de los apartados más importantes, donde a través de sus preguntas y tus respuestas va a poder averiguar cómo eres realmente.

52. ¿Hábleme sobre usted?

Esta pregunta es muy común y a la vez difícil de responder, por lo extensa que puede parecer la respuesta. Pero generalmente el propio entrevistador aclarará que período y aspectos le interesan, así que no se trata de que cuentes toda tu vida.

Es oportuno que tengas un guión con tus distintas etapas estudiantiles y profesionales, de esa forma podrás exponer lo que te interese, sobre tus conocimientos o experiencia profesional.

53. ¿Cuáles son sus puntos fuertes?

Deberás mostrar cuáles son tus puntos fuertes, en aquellas cualidades que tengan que ver con lo personal y lo profesional. De ahí la importancia de analizarse a uno mismo y  preparar la entrevista de trabajo.

Haz memoria de lo que averiguaste con tu análisis y menciona aquellas cualidades que más tengan que ver con el puesto que solicitas, puedes mencionar ejemplos en los que demostraste habilidades de comunicación, lealtad, orientación a resultados, sacrificio, etc. Al menos ten en mente tres virtudes que quieras mencionar.

54. ¿Cuáles son sus debilidades?

Es mejor que menciones aquellos defectos que menos relación tienen con el puesto que solicitas. El truco está en mencionar defectos que pueden ser virtudes, como por ejemplo tardar un poco más en hacer las cosas porque te gusta que queden perfectas o ser algo cabezota por no parar hasta llegar a tu objetivo. Si mencionas otros defectos como por ejemplo la desorganización, di también que técnicas has aprendido para corregirlos, y como ahora ya no afecten a tu trabajo.

Ante todo, hay que dejar claro que sea cual sea nuestro defecto o defectos, ya los hemos superado o conocemos la forma de sortearlos y sacar adelante nuestro trabajo. Intenta dejar de lado aquellos defectos que solo buscan autoalagarse, como por ejemplo el clásico “soy demasiado perfeccionista”, “soy demasiado responsable”, etc.
Aquí puedes ver varios ejemplos de debilidades que puedes decir.

55. ¿Cómo describiría su personalidad?

Estas son preguntas en las que debes dejar ver rasgos de tu perfil personal y profesional, así que de nuevo el análisis personal es importante, pero también lo es preguntar a la gente que ha trabajado contigo, y a tus familiares o amigos. Con esa información podrás hacerte una idea de cómo es tu personalidad, y transmitirlo el día de la entrevista.

56. ¿Si le tocara la lotería, seguiría trabajando?

Es una pregunta bastante rara y rebuscada, pero te la pueden hacer. Así que es tu momento para demostrar que tienes una motivación a prueba de bombas, y que no se basa únicamente en el dinero. Así que puedes responder que te gusta tu trabajo y que disfrutas enfrentándote a nuevos retos profesionales.

Preguntas relacionadas con tu vida privada

Este es un apartado de preguntas que puede variar dependiendo del puesto que solicites y de los compromisos o implicaciones que conlleve, pero este tipo de preguntas son bastante comunes y es importante estar preparados y llevarlas con la mayor normalidad posible.

Pero, ¿Cómo responder preguntas sobre nuestra vida personal?

Si percibes que la pregunta te puede discriminar, está hecha de mala fe o directamente vulnera tus derechos. Responde que no crees que sea relevante para el puesto que estás demandando, pero que si cree que realmente es importante la puedes responder, eso ya dependerá de ti.

Esto también te puede interesar:

57. ¿Tiene buena salud? ¿Practica algún deporte para mantenerse en forma?

Muchos reclutadores no dudan en entrar en temas espinosos y privados, como es el de la salud. Yo te aconsejo, que si te preguntan, digas que sí, que no tienes problemas de salud y recuerda que no estás obligado a admitir que tienes alguna enfermedad.

Comenta que aprovechas tu tiempo libre para practicar algún deporte. Los deportes riesgo a menudo se relacionan con lesiones, así que mejor no nombrarlos.

58. ¿Cómo ocupa su tiempo libre?

Si ya te preguntaron por la práctica de algún deporte, vuelve a mencionarlo e incluye otras actividades comunes, como puedan ser la lectura, correr, hacer excursiones…

59. ¿Es fumador?

No se puede responder de otra forma que no sea con sinceridad. Si fumas, reconócelo y argumenta que solo lo haces fuera del horario laboral y que de hacerlo en el trabajo, estarías dispuesto a recuperar ese tiempo.

60. ¿Tiene novio/a? ¿Está casado/a?

Estas preguntas además de ser ilegales, están fuera de lugar y por lo tanto no deberían contar a la hora de decidir sobre un candidato. Pero muchas veces son utilizadas en combinación con otras, para hacerse una idea de tu disposición a viajar o hacer horas extras. Como he dicho, queda en tu consideración contestarlas.

61. ¿Está usted embarazada? ¿Piensa quedarse embarazada?

De nuevo preguntas que no deberían hacerte y a las que puedes no responder, es tu decisión. Aunque muchas mujeres aplazan cada vez más el embarazo para centrarse en su carrera, eso depende de ti, así que responde según tus convicciones y deseos.

Preguntas trampa

El entrevistador utiliza estas preguntas trampa para intentar romper esa preparación previa que solemos llevar, para enfrentarnos a una entrevista. Y de esa forma, espera recibir una respuesta espontánea y sincera, que no haya sido preparada. Por lo que se puede decir, que son preguntas planteadas con una segunda intención:

62. ¿Por qué quieres trabajar en esta empresa?

Una de las preguntas más repetidas y que deberías llevar preparada, ya que demostrará tu conocimiento de la empresa y del puesto de trabajo al que optas. Debes destacar aquellos aspectos positivos de la empresa, como su importancia y reputación, su crecimiento, lo que te aportará el trabajar en ella y de cualquier modo, mostrar que existe un interés real por trabajar en esta y no en otra empresa cualquiera del mismo sector.

63. ¿Qué cosas de su anterior trabajo no le gustaban?

La persona que va a contratarte no quiere oír como críticas a tu anterior empresa, ni tampoco, como te quejas de alguno de tus jefes o compañeros.

De entre las preguntas trampa de una entrevista, esta es una de las que más se repiten. Así que procura que no te pillen, y habla sobre aspectos generales que no te gustaban, es mejor enfocar la respuesta, argumentando la monotonía del puesto de trabajo, la dificultad para desplazarte hasta allí, o la imposibilidad de ascender y alcanzar nuevas metas.

64. ¿Qué es lo que más le molesta de sus compañeros?

Esta es otra de las preguntas trampa, ya que no conviene que cites una retahíla de quejas sin fin, porque si no va a parecer que te molesta todo. Hazte una lista y ten claras tres cosas que te molestan, como pueden ser: la impuntualidad, el desorden, la falta de atención, la negatividad, etc.

Killer questions

Este tipo de preguntas sirven para descartar candidatos durante el proceso de selección o en fases de reclutamiento previas. Las killer questions, son utilizadas por los Recursos Humanos de la empresa, debido a su eficacia a la hora de filtrar candidatos, y podemos encontrarlas de dos tipos:

Las realizadas en fases previas: generalmente se hacen por escrito, y se trata de preguntas cerradas que tienen que ver con los requisitos básicos que debes cumplir para optar al empleo, así que en este caso no hay mucho margen de maniobra. Te las pueden plantear por ejemplo, cuando respondes a una oferta de empleo en internet y te hacen rellenar un pequeño formulario.

Las que te hacen durante la entrevista: suelen ser preguntas abiertas, para las que no existe una respuesta preestablecida. Si detectas una de estas preguntas, lo recomendable es que reflexiones bien la respuesta, que contestes con sinceridad y que no trates de irte por las ramas. Pensar bien lo que vas a decir antes de responder, puede ser el secreto para pasar a una segunda entrevista.

65. ¿Considera que este puesto de trabajo es adecuado para usted?

Aquí se trata de detectar si estás infracualificados o sobrecualificados, y es en este momento cuando las preguntas empiezan a conocerse como killer questions o preguntas asesinas. Si tu currículum se ajusta a la realidad, el reclutador sabe la respuesta. Pero en cualquier caso, debes exponer tu interés por el puesto y hacerle saber que eso es lo que buscas en ese momento.

Si tu formación es inferior a las necesidades del puesto solicitado, debes explicar cuáles son los puntos fuertes de tu experiencia laboral o estudios realizados, y dejar claro que sin lugar a dudas podrías aprender rápidamente aquello en lo que no estás tan preparado.

Si tienes una formación superior, el entrevistador estará preocupado por si harás el trabajo con desgana o vas a dejarlo en cuanto te surja un empleo mejor. Es aquí cuando debes mostrar que estás ilusionado por este trabajo, que es lo que estás buscando, que podrías aportar muchas cosas y que te gustaría desempeñarlo si confían en ti.

66. ¿Por qué a su edad se ha conformado con un sueldo tan bajo?

Es una pregunta pensada para romper la preparación que puedas llevar, una más de las llamadas killer questions. Como en las demás, debes traerla a tu terreno y dejar ver cosas positivas, como por ejemplo que valoras el trabajo como una forma de aprender y adquirir experiencia, y que perfeccionado tus habilidades confías en ir aumentando de categoría en la empresa, traduciéndose en un mayor sueldo.

67. ¿Qué salario espera cobrar?

Puedes decir que es algo variable, dependería de las responsabilidades y que en cualquier caso debe ser un salario justo. Si te decides a decir una cifra, que sea porque ya has ocupado un puesto similar o has visto que salarios medios se cobran en puestos similares, mejor muévete por rangos y no por cifras exactas.

Puedes decir que es algo variable, dependería de las responsabilidades y que en cualquier caso debe ser un salario justo. Si te decides a decir una cifra, que sea porque ya has ocupado un puesto similar o has visto que salarios medios se cobran en puestos parecidos, pero siempre es mejor moverse por rangos y no por cifras exactas.

Otras preguntas

Hay una infinita variedad de preguntas que pueden hacerte y muchas de ellas no buscan una información específica, si no que algunas buscan una respuesta emocional, confundirte o desconcertarte para que te muestres tal como eres. Un caso que ya has visto en la entrevista de tensión, donde van a hacerte preguntas que te hagan sentir incómodo y tenso.

68. Si fuera a Marte/Una isla desierta. ¿Qué llevaría?

Es una de las preguntas que te añade presión y te desconcierta, quizás quieran probar tus nervios. Así que aunque te resulte difícil, demuestra que no te vienes abajo con facilidad.

Yo mismo en mi primera entrevista, me quedé en blanco porque no me había preparado nada parecido a este tipo de preguntas. Así que te aconsejo que te lo prepares, para poder pensar rápido y responder de forma ordenada, trata de explicar que nunca te has visto en esa situación pero que intentarías llevar elementos para tu supervivencia, oxígeno, comida, elementos para hacer fuego…

69. ¿Tienes alguna pregunta?

Aunque no te lo digan directamente, tu obligación es hacer alguna pregunta. No vale con la primera que se te pase por la cabeza, este es un punto muy importante y hay que hacer preguntas que te hayan surgido durante la entrevista o que ya lleves preparadas.

Preguntas que deberías hacer

Hay distintos tipos de entrevista, pero por lo general se trata de un diálogo en el que también tendrás tu propio espacio para realizar preguntas. Así que aprovecha la situación para informarte de todo aquello que te interese y no te haya quedado claro durante tu propia investigación de la empresa o durante la entrevista. No hay espacio para preguntas obvias o poco trabajadas, así que piénsalas bien y no improvises.

Es tu obligación hacer preguntas. Demostrarás interés, atención y conocimientos.

70. ¿Qué responsabilidades concretas deberé asumir?

Te interesa saberlo por muchas razones, una de ellas puede ser por si el salario no recompensa tu esfuerzo. Pero también demuestras interés por el trabajo y por sus características propias.

71. ¿Qué planes de formación tienen en la empresa?

Además de preguntarlo si realmente te interesa, demostrarás que quieres seguir formándote y que por lo tanto estás comprometido con tu trabajo.

72. ¿Puede decirme algo sobre los criterios que utilizan para seleccionar personal?

Si te dan detalles concretos podrás averiguar qué tipo de candidato buscan exactamente. Te da la oportunidad de actuar con habilidad y recordarle, que tú posees algunas o todas esas características.

73. ¿Usted cree que cumplo con los requisitos que piden?

Puede parecer una pregunta algo violenta, pero es importante hacerla ya que puede darte información de primera mano en uno u otro sentido. Es tu última oportunidad para rebatirle algún detalle que no le haya gustado, o argumentar de qué forma puedes suplir tu falta de experiencia en algún aspecto.

74. ¿Cuál es el siguiente paso en el proceso de selección?

Demuestras confianza al interesarte por el siguiente paso. Pero también es algo que tiene mucho sentido, ya que puede informarte de la forma en que volverán a contactar contigo, si hay otras entrevistas o quizás alguna prueba.

75. ¿Cuánto tiempo lleva trabajando en la empresa?

Esta pregunta quizás también pueda surgir al principio de la entrevista, en forma de pregunta para romper el hielo, ya que sirve para que el entrevistador te cuente algo de él, y de ahí pueda surgir una conversación que cree cierta empatía.

76. De contratarme. ¿Quién sería mi jefe?

Una nueva oportunidad para entablar conversación y crear lazos con el entrevistador. Se entiende que al realizar esta pregunta ya conoces algo sobre la empresa y que te interesas por saber más.

Fuente: http://entrevistadetrabajo.eu/preguntas-y-respuestas-en-una-entrevista-de-trabajo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s